Virginia Wolf

Primera parte

 

© Copyright  por Claudia Lamata

 

 

 

La carta que voy a utilizar para este ensayo corresponde al banco de datos de Lois Rodden  http://www.astrodatabank.com/ 

 

Al no tener una hora cierta aún,  tomaré esta carta para analizar las características de su personalidad, con el ascendente en Géminis.

Más adelante la rectificaré con los diferentes acontecimientos de su vida, para comprobar la veracidad de la hora. Por el momento tomo esta carta natal  por la seriedad de la fuente de donde proviene.

 

 

 

 

Podemos ver que Virginia Woolf era nativa del signo de Acuario. Como bien se sabe el Sol en este signo marca una personalidad caracterizada por una rebeldía natural a todo lo impuesto y un fuerte deseo de independencia.

Los acuarianos/as son personas individualistas y trasgresoras,  rasgo obtenido por uno de sus regentes, que es Urano. También son personas “renovadoras”, e incorporo este término `porque veo que encaja muy bien para definir el ser del acuariano.

Urano renueva estructuras arcaicas para instalar nuevos andamios. La originalidad uraniana se adhiere a los nativos. El despertador cósmico hace entrar a realidades no previstas y esto es un rasgo que Virginia Woolf poseía.

Al leer e informarme sobre su vida, puedo incorporar estos rasgos acuarianos en su personalidad.

Virginia era una mujer libre en su pensamiento como en sus actos, con hábitos y costumbres de avanzada para su época.

Ella sostuvo las bases del feminismo desde su rol como escritora y pensadora, como se puede apreciar muy bien en el libro Tres Guineas.

               En un párrafo que obtuve de un escrito de Ximena Bedregal, dice:

En 1935 la escritora feminista inglesa Virginia Woolf recibe una carta de un prominente señor que no quería las guerras. (La civil española, en curso; y la segunda mundial ya en puertas). En esa carta le pide tres cosas y le hace una pregunta. La primera solicitud es firmar una carta dirigida a los periódicos, la segunda es ingresar a cierta sociedad antibélica y la tercera es contribuir con fondos para dicha sociedad. La pregunta que le hace es ¿cómo cree usted, en su opinión, que se podría parar la guerra?.

Virginia califica la carta como “notable, quizá la única en la historia de la correspondencia”, ya que “¿Cuándo se ha dado el caso que un hombre culto -próspero abogado, con las sienes ya un tanto grises- pregunte a una mujer cuál es la manera, en su opinión, de parar la guerra?”. Responder a la misiva le llevó a la autora tres años de su vida y no porque hubiera sido lenta para escribir o pensar sino porque la Woolf, absolutamente conciente de su ser mujer, se para en y desde ese lugar para pensar, investigar y elaborar una respuesta en profundidad que le llevó más de mil cuartillas a máquina y que hoy se conoce como el libro Tres Guineas.

http://www.nodo50.org/tortuga/article.php3?id_article=4810

 

Pero al mismo tiempo acuario es estructurado, podría decirse que no puede desprenderse de la estructura brindada por Saturno, su antiguo regente.

Esto es una contradicción importante, porque el rebelde, el libre pensador,  el defensor del amor universal, (otra de las características acuarianas)  se contrapone al estructurado, al defensor de clases. Estamos frente a nativos complejos, y porque no decir duales. En síntesis, cuando ellos viven su vida personal, íntima, con su gente, reina todo lo que corresponde a la naturaleza de saturno, conservar su círculo de amigos, que todos tengan un mismo nivel social-económico-intelectual.

Virginia Woolf, pertenecía a una familia de clase media-alta y creció en un ambiente frecuentado por literatos, artistas e intelectuales. Nunca abandonó este estado y su círculo de amigos estaba compuesto por escritores y artistas que componían el grupo Bloomsbury.

Si vemos la carta natal nos encontramos con un Sol en la casa X, muy angular, conjunto al Mc. Si tomo como cierta esta carta puedo decir que este emplazamiento estaría justificando su desarrollo social y profesional, con las características antes mencionadas.

El Sol está en cuadratura a Saturno y a Neptuno y en trígono disociado con Plutón.

Simplemente tomar el aspecto de cuadratura de Sol – Saturno ya nos indica la necesidad de romper con lo impuesto y estructurado, pero al mismo tiempo no podemos olvidar que ese Sol está dispuesto por Saturno. Desde mi punto de vista creo que esa fue una de las tantas luchas de la escritora, poder romper con aquella estructura heredada, de la que finalmente no pudo desprenderse.

Pienso que Virginia vivía dos realidades, esa dualidad de la que hablo más arriba, a un alto costo. Y menciono esta arista al ver el gran stellium que posee en la casa XII. Un paquete planetario que está sujeto de la mano del Sol en la X por Saturno. Se produce una conexión entre el afuera y lo íntimo de ella misma. Un Sol que explora, sale, concreta sus propósitos de vida, brilla socialmente y profesionalmente, pero con un anclaje saturnino, duro y que no cede,  clavado en la casa XII, arrastrando sin misericordia todo el esplendor y luz de un Sol en la casa X.

Este aspecto tomado aisladamente del resto del stellium indica muchos temores, viejos temores. Inmediatamente el Sol cuadra a Neptuno, disuelve toda la estructura saturnina, pero no quita el miedo sino que lo confunde aún más. Lo rodea por una gran neblina, que no permite ver, sí en cambio conectarse con otras realidades. El Sol durante el camino de su vida recibe esta información, y se va cristalizando, como hace Saturno. 

Virginia era líder en su medio. Como Acuario es la oposición a Leo que  es "aquí estoy yo", mi ego, mi persona, yo primero, yo segundo y yo tercero. Leo "convoca", tiene capacidad para hacerlo, pero para que lo aplaudan a él, en su escenario. En cambio Acuario no mantiene esta posición tan centrada en si mismo, sino que desplaza esa energía de liderazgo y también el "yo soy" en la masa, en el grupo, institución, fundación. Es el líder, pero no se lo aplaude por su brillante ego, sino por el brillante manejo y dirección de ese grupo que encabeza o lidera y que con una tímida y aparente humildad se desplaza entre los aplausos.

Goza también con la adulación, pero es un poco "como que no se note” ya que repudia el ego desbordado leonino, porque sabe que internamente lo posee. (por ser su opuesto).

Deja conocer una fina capacidad de selección, en cuanto a lo elegante, aristocrático se refiera. No tiene porque ser bello. La belleza para ellos quizás sea algo incomprensible para el resto del mundo. Conceptos estos que tratará de imponer muy a su manera, de una forma muy bohemia, informal, pero que ciertamente no es para todo el mundo, sino solo para un sector reducido.

 

Los hermanos de Virginia Woolf fueron importantes en su vida.

Y comienzo por analizar como  significador natural de hermanos al signo de géminis,  la casa III del zodiaco en reposo, que corresponde al ascendente de la carta de Virginia. Su regente Mercurio está emplazado en el signo de Acuario en la X, y el regente de la casa III de su carta natal es la Luna,  emplazada en la casa XII.

 

Al abordar este tema queda en evidencia como su vida estuvo teñida por la influencias de sus hermanos y su hermana Vanesa.

Como dije anteriormente Géminis ascendiendo ya está haciendo referencia a la presencia y la importancia para el nativo de vínculos fraternales. Al estar Mercurio su regente emplazado en la casa X, además de la importancia que tiene por ser el regente del asc, que la representa a ella, si lo vemos como significador de hermanos se puede decir que entra al mundo social de alguna manera facilitado por uno de sus hermanos ya había abierto el camino:

Vanessa, Virginia y Adrian Stephen se trasladaron a su casa en Gordon Square, en Bloomsbury  la casa donde su hermano Thoby llevo a sus amigos de Cambridge de visita en 1905. Los amigos de la universidad de Thoby formaban  el núcleo del grupo de Bloomsbury, incluido por el filósofo G.E. Moore, E.M. Foster y muchos otros Estas primeras asambleas del grupo de Bloomsbury, incluían  a:  Clive Bell, Lytton Strachey y el  misterioso ' hombre salvaje ' Leonard Woolf. ( El crítico de arte Roger Fry y el novelista E.M. Foster - quienes llegaron a ser amigos íntimos de Virginia - fueron integrados en el círculo alrededor de 1910 - 1911 ).

http://mural.uv.es/teloro/biografia.html

 

De acuerdo a la información que pude encontrar en Internet http://es.wikipedia.org/wiki/Virginia_Woolf , fue un renglón el que llamó mi atención:

 

Hija de sir Leslie Stephen, distinguido crítico e historiador que fundó el Diccionario Nacional de Biografías, y de Julia Jackson Duckworth, miembro de una familia de escritores, Virginia creció en un ambiente frecuentado por literatos, artistas e intelectuales. Tenía tres hermanos, Toby, Vanessa y Adrián, que la llamaban afectuosamente, "la cabra", y un hermanastro llamado George Duckworth, quien abusaría sexualmente de ella provocándole diversas crisis nerviosas.

 

Otras fuentes Una de ellas es la biografía que escribió su sobrino, Quentin Bell. Se llama "Virginia Woolf"  Editó Debolsillo.

un párrafo en Pág. 82:

"Había caricias y manoseos que iban un poco más lejos -en verdad no se supo hasta dónde llegaban- cuando, con la seguridad de un hermano atento, George llevaba su afecto a las habitaciones donde dormían las niñas" (está hablando de Vanessa, la hermana y Virginia).

"Hubiera sido preciso un ojo muy experto para percibir que sus caricias iban quizá demasiado lejos, más de lo que era propio incluso en el más amante de los hermanos, y los manoseos nocturnos podían parecer sólo una extensión normal de su afecto. Pero para las hermanastras, George personificaba algo horrible y obsceno. Más que esto: les ensució la más sagrada de las primaveras, manchó sus sueños. Una primera experiencia de amor puede ser desoladora, embarazosa o incluso aburrida, pero no debería ser repugnante. Eros llegó para ellas como una figura de sexualidad repelente e incestuosa

 

En otro libro cuyo título en ingles es:  "Moments of Being, autobiographical writing" by V.Woolf (Ed. Jeanne Schulkind) , En el capítulo 22 Hyde Park Gate, (dirección de su casa familiar) describe que ya adolescente, regresa de una fiesta, deseosa de meterse en cama y dormir, y lo dice más o menos así;

"La habitación estaba a oscuras. La casa en silencio. Luego, la puerta se abrió lentamente y alguien entró. "Quién?" grité. "No te asustes", George susurró. "Y no enciendas la luz, querida..." Y se metió en mi cama, y me tomó en sus brazos. Sí, las viejas damas de Kensignton y Belgravia nunca supieron que George Duckworth no solamente oficiaba de padre y hermano para las pobres hermanas Stephen, también era para ellas un amante.  "

(esto de amante, con pinzas... porque aparentemente no llegó a la violación con penetración, ya que ella cuando se casa, le cuenta a una amiga en una carta que "ha perdido su virginidad", o sea, es todo muy incierto, pero el manoseo existió y alcanza)

Gerald, cuando tenía 5 ó 6 años, también lo relata ella misma en este libro autobiográfico.

De una de las fuentes, sus Memorias de esa época relata que no sólo el hermano George abusaba de ella sino tambien el otro hermano, Gerald. Cuando ella tenía seis años   la subió a una repisa y empezó a revisarle sus partes íntimas, ella muerta de vergüenza y desconcierto...  ...

 

¿Dónde se justificarían estos episodios y vínculos con los hermanos en la carta de Virginia?

Podemos observar que el regente de la casa III es la Luna y se emplaza en la casa XII en el signo de Aries. Esta Luna que pronto está por abandonar a Aries y entrar en Tauro puedo decirse que a pesar de tener un orbe amplio, es aplicativa. En otras palabras hará conjunción a Saturno formando una gran encadenada planetaria,  Saturno, Neptuno, Júpiter, Plutón. Uniéndose de esta forma a la cuadratura del Sol con Saturno y Neptuno.

Este stellium en XII, al cual ya me referí como revelador de temores y confusión cuenta con el agregado de la emociones más primarias y los instintos, la luna. Su femineidad, la imagen de su madre, junto a lo femenino y a las necesidades de contención que también derivan de la Luna. ¿Y dónde está?,. Está formando un gran stellium en el que las energías se mezclan y se confunden. La emocionalidad de Virginia, de acuerdo a lo que dice esta carta, está totalmente lastimada por la aplicación a Saturno, confundida por Neptuno y susceptible de engaños y abusos. En una casa XII, casa misteriosa como la denominaba el Maestro Eloy Dumon, inconciente y de sueños. Y era en el momento del sueño, cuanto más vulnerable puede estar una persona, cuando su hermano penetraba en su dormitorio en secreto.

La Luna regente de la casa III, sus hermanos. Y si continuamos un poco mas, vemos al regente de la casa V , los amantes, que también es Mercurio. Se genera como una gran juego planetario donde la fraternidad  y el amor sexual   no tienen fronteras.

Estos emplazamientos justifican muy bien la historia de su vida.

 

Se puede desprender de este análisis que la vida afectivo –sexual de la escritora estuvo herida desde su infancia y se acentúa con la muerte de su madre:

En 1895, cuando Virginia tenía 13 años, Julis Stephen murió. Fue a partir de ese momento cuando Virginia empezó a sufrir síntomas de la periódica enfermedad mental que fue la plaga de toda su vida.

Woolf sufrió de estados intermedios de depresión y júbilo. A veces, en estos años problemáticos, Virginia se perturbaba más debido a los requerimientos sexuales de su hermanastro George Duckworth ( él continuó siendo una presencia persistente - pero llevada con paciencia - hasta que cumplió 20 años ). Sin embargo, la magnitud de esta intrusión en su vida ha sido exagerada por algunos críticos literarios. En la novela ' Mrs. Dalloway ', Woolf da cuenta gráfica de la experiencia de locura a través de las correrías de Septimus Warren Smith, quien se sumergió en las olas de la locura a través de los acontecimientos de un día de verano en London.

 

Y buscamos a Venus para poder comprender a su parte amatoria y sexual. Está ubicado en Capricornio.  

En este signo está peregrino, busca la estructura más que el afecto, porque quizás no conozca como abordarlo.

Es un Venus, muy desvalorizado  y en cuadratura a Saturno y otra vez, en casa XII.  Afectos, amores y autovaloración herida. Los dos planetas femeninos están atacados y perjudicados por Saturno. Yo lo llamaría el constante dolor afectivo y sexual”. Una permanente frustración, que puede hacer que la persona sea cruel por el dolor y sufrimiento padecido.

 

 

 

 

Volver