La Inteligencia y el Temor Virginiano

 

© Copyright  por Claudia Lamata de Gigli

 

Dejándome llevar por lo que espontáneamente captan mis ojos, doy rienda suelta a la observación. De esta manera pude ir descubriendo rasgos en los signos o entre ciertos aspectos planetarios, pero de una manera directa con estos.

Es asombroso ver como se manifiesta el signo ascendente o el solar a través de las diferentes reacciones que tienen las personas.

Ya he hecho varios artículos referentes a estos temas y considero que es una buena aportación para aclarar de una forma más simple algunos conceptos que nos llegan a través de los textos.

Pues esta vez le toca al signo de Virgo sentarse en el banquillo de los acusados. Y lo que me interesa destacar de este es su increíble inteligencia que va de la mano con un increíble temor.

Considero que Virgo es uno de los signos más inteligentes del zodíaco. La capacidad de deducción, análisis y captación es notable. Poseen una memoria que almacena datos con exactitud. Su dicción por lo general es muy buena y son personas que al menos se interesan por el correcto uso de los términos al hablar y al escribir. Realmente las virtudes intelectuales de un Virgo merecen ser destacadas.

Podríamos decir que nos encontramos frente a una persona apta para desempeñar cualquier tipo de tarea que requiera el intelecto, pero…. Y aquí nos encontramos con lo que creo es el mayor escollo de estos nativos, EL TEMOR.

Terribles momentos he visto padecer a los virginianos cuando han tenido que enfrentarse a un acontecimiento fuerte y que demandara su rápida decisión.

A pesar de ser un signo mutable, condición esta que le da acceso a la opción y a la elección, para Virgo pareciera que esto se convirtiera en una tortura más que en un beneficio.

Asombrosamente toda esa capacidad intelectual se ve reducida a una limitada fracción que solo le permite buscar una excusa para escapar y poder pensar con calma.

El temor que padece este signo puede llevarlo a una somatización y enfermarlo, bueno de hecho es la vía de escape más rápida y eficaz. Por cierto Virgo es también el signo relacionado con la salud.

Una vez que nuestro virginiano/a ha entrado en pánico y ha huido, podemos observar como se encierra dentro de si mismo, en un silencio casi neurótico para poder así encontrar una salida con dignidad.

Los silencios de Virgo generalmente están camuflados por alguna otra actividad, como por Ej., encerrarse en su actividad laboral, (algo sumamente importante para ellos es el trabajo) más de lo habitual, o entretenerse con alguna labor manual, o hacer crucigramas. Es en estos momentos cuando a través de esos momentos en soledad con una aparente actividad, también van encontrando soluciones y respuestas a aquellas situaciones que lograron irritarlos.

Los virginianos son personas sensibles, su sistema nervioso, que por momentos refleja cierta templanza, puede en un determinado momento en el que entraron en corto circuito a estallar de la forma más histérica e irracional.

En todos aquellos casos en que fui testigo de estos desplantes, el miedo a algo fue el protagonista.

Muchas veces me he preguntado como gente con tanta inteligencia se dejaba desbordar por algún acontecimiento que los paralizara. Llegué a la conclusión que Virgo está regido por Mercurio, planeta neutro y eficiente para las innumerables funciones que sabemos posee, entre ellas las que hacen que Virgo como Géminis sean los signos mas ligeros y hábiles mentalmente. Pero Mercurio no puede con un bagaje emocional o una carga de responsabilidad y compromiso, o un enfrentamiento pasional o fuertes decisiones. Mercurio es apto para todo aquello que es abstracto o concreto pero de manejo rápido, menudo, que pueda saltar de un lado a otro, elegir una u otra cosa sin rendir cuentas a nada ni a nadie y menos hacerse cargo de una difícil situación. A Mercurio le gusta curiosear y entender de que están hechas las cosas o las personas, como actúan, y en lo posible ironizar pero sin el mas mínimo compromiso.

Y Virgo como Géminis están formados por ese material, con la diferencia que géminis es mas volátil, no le interesa concretar, se conforma con dejar que su mente vuele y llegue a algún lugar después de tocar miles de hipótesis y teorías. A géminis le interesa informar e informarse, por el solo hecho de hacerlo y es el que lo hace pero como Mercurio, a veces casi amoral.

Virgo en cambio es más responsable y la tierra le impone concretar, es decir concreta mercurialmente. Es por esta razón que se atemoriza y huye y después concreta.  Es la unión de Mercurio con el elemento tierra que genera tal reacción.

A géminis no le interesa concretar, por ende es libre, nada lo ata, es la hoja al viento, que se puede dejar arrastrar o no, depende de los demás elementos en la carta del nativo.

A Virgo le incita  Mercurio a actuar como Géminis, pero la tierra lo hace tomar conciencia de otra realidad y le exige concretar. Es por eso que Virgo remite a la salud, al cuerpo, es tomar conciencia de lo que le hace mal o bien.

 Y ahí está nuestro nativo aprendiendo a trabajar el signo del artesano, del relojero, a  aprender a desmenuzar lo que sirve de lo que no. Por alguna razón en su escala evolutiva ya dejó a Géminis en el pasado.

De hecho esta enseñanza  a Virgo lo sumerge en el temor del que hablaba en el principio. A veces su intelecto no alcanza para abarcar todo aquello que le imponen las circunstancias de la vida y sobre todo para tolerarlo. Más cuando ha alcanzado nuevamente la serenidad, vuelve a brillar la inteligencia para poder seguir aplicándola a la realidad en la que vive.

 

 

VOLVER