La Insatisfacción Sagitariana

 

© Copyright  por Claudia Lamata de Gigli

 

Los signos de fuego se caracterizan por poseer una tremenda vitalidad y energía. Al estar en compañía de una persona cuyo signo pertenezca al elemento fuego, uno siente como una corriente de energía que emana  de esta y nos toca. Las palabras de ánimo que nos puede dar uno de estos nativos es incomparable a las de los otros tres elementos. Ya que va cargada de fuerza, entusiasmo, esperanza y fe. A diferencia del agua que nos podría consolar o animar desde las emociones o los sentimientos, la tierra con su necesidad de no perder la seguridad y pisar en firme, y el aire restándole importancia a todo aquello que pueda intoxicar nuestros pensamientos, para dar lugar a perfectos análisis y abstracciones de origen intelectual.

 

En cambio el fuego es el elemento que nos inyecta aquella energía cargada de entusiasmo que a veces necesitamos recibir.

Entusiasmo es el término adecuado para definir al signo de Sagitario. De los tres signos, Aries ,Leo , Sagitario este último es el que mas entusiasmo posee, ya sea en el emprendimiento de un nuevo proyecto, como en la lucha por un objetivo noble,( por lo menos así lo creen ellos) sea política, social, religiosa. De hecho es el signo que Júpiter regentea en toda su plenitud. Y como su regente, Sagitario reacciona con la llama sagrada del entusiasmo enarbolando la bandera correspondiente a la causa a la que se entrega.

Hasta aquí toda esa energía cobra vida en una maravillosa imagen de lucha y aventura, pero repentinamente nuestro sagitariano comienza a bajar la frecuencia de su entusiasmo, justo cuando está por rozar la meta u objetivo tan buscado. Es entonces cuando la insatisfacción irrumpe en tan optimista espíritu.

La insatisfacción sagitariana uno la puede percibir a diario, en el trato de todos los días y hasta en las pequeñas cosas. Es muy común ver a un nativo/a de este signo apurado.

Sagitario vive apurado, como si siempre llegara tarde a todos lados. Si van a almorzar o a cenar con alguien, piden rápido la carta, mirando al mozo para que se acerque a la mesa, come mas ligero de lo normal, por supuesto finalizando antes que su compañero/a.

Es habitual en estos nativos ver que se mueven mucho en las sillas en que están sentados, como si en cualquier momento se levantaran para irse. También cuando llegan a un lugar parece que dijeran “Hola y Adios,o algo así como :

“Bueno aquí estoy, hablemos rápido que me tengo que ir”, se sientan y se levantan para volver a sentarse, si hay algo que quedó en el tintero por enterarse.

Las charlas telefónicas suelen ser breves o si se extienden tratan de tocar todos aquellos temas que les interesan con una velocidad apabullante. “Lo importante es abarcar todo en poco tiempo”.

Sagitario vive en un eterno apuro, como si la vida se le escapara por entre los dedos y vivieran de acuerdo a un reloj diferente al resto de los relojes del mundo.

Después de vivenciar ciertas experiencias con Sagitario llegué a la conclusión que esa insatisfacción a la que antes me refería no era una simple hipótesis, sino una tremenda realidad.

La búsqueda permanente de nuevas metas, trabajos, objetivos, proyectos, planes o actividades varias cumple la función de satisfacer de a ratos aquellos grandes y profundos vacíos que poseen.

Sagitario conforma una difícil transición entre la profundidad e intensidad de Escorpio y la estructura y practicidad de Capricornio. Sagitario salió ileso de la crisis escorpiana  y corre queriendo dejar atrás aquella experiencia de muerte y resurrección, para entregarse como un niño fuerte y desenfrenado hacia aventuras divertidas y emocionantes.

Aventuras que dejan de serlo cuando al objetivo deseado hay que darle forma, estructura y utilidad. Es ahí cuando se encuentra en los límites de un Capricornio que lo mira con gravedad y exigencia. Por lo tanto Sagitario emprende la retirada en busca de alguna otra causa por la que luchar que nuevamente lo lleve hasta la frontera. Le asusta la rutina y la uniformidad, es por eso que busca situaciones que lo mantengan mental y físicamente activo con diversos matices. Se aburre con facilidad dejando muchas veces las actividades o tareas que emprende sin terminar.

Es muy común observar que el Sagitariano nace sabiendo, entonces ¿para qué perder tiempo en lo que su admirable intuición jupitereana le concede?. La fama de poseer cierta soberbia no es en vano, aunque mas tarde tenga que reconocer haberse equivocado.

 

Como todo signo de fuego Sagitario posee una alta cuota de egoismo, es propio de este elemento pensar primero en ellos y después en el resto. Luchar por causas distintas no nos habla de un interés total y absoluto hacia la comunidad, sino en primer lugar un deseo de satisfacer sus propias necesidades y luego las de los demás.

Humildemente creo que Sagitario tendría que trabajar un poco más todo lo relacionado al trato con el otro. Quizás debería  aprender a entregarse de verdad a una causa pero sin tanta exteriorización innecesaria. Como a la entrega de sus afectos.  Probablemente salir de su centro para entender que le pasa al mundo y no apoyarse en discursos y parlamentos exagerados. Capaz tenga que dejar de decir “haz lo que yo digo mas no lo que yo hago”.  Debería dejar de ser menos moralista y más humano. Dejar de ser Zeus y pasar de una vez al mundo de los mortales.

Estoy segura que si Sagitario toma conciencia de todo esto y mucho mas, su insatisfacción va a desaparecer, para dejar lugar a una templanza propia del sabio y del humilde.

 

 

 

VOLVER

 

 

 

 

.