Géminis

 

El curioso del zodiaco

 

 

Los profesionales en astrología,  como los aficionados o todo aquel que simpatice con esta maravillosa ciencia, conocen la importancia que tiene el signo de géminis en el zodíaco.

Con este nos comunicamos, estudiamos, viajamos, enseñamos, etc., etc., etc. Todos tenemos a géminis en la carta y algunos tienen planetas en este signo aunque no se trate del Sol.

Pero vayamos a los soles como lo hemos estando haciendo hasta ahora con todos los signos.

Además de las innumerables actividades que hacen los soles geminianos, voy a poner el acento en una característica de este signo, se trata de la “curiosidad”. 

La acción de curiosear es legítima, auténtica y visceral en este signo. Un geminiano que no curiosea, no es digno de pertenecer al signo. Estos nativos siempre están atentos a una palabra dicha al pasar o a un mohín, inmediatamente buscan con su mirada rápida quien es el autor de la misma y porque lo hizo.

Géminis quiere saber todo siempre, aunque después ese dato o información que persiguió forme parte de una larga lista de curiosidades, que rápidamente pasan al olvido.

No hay nada peor para un géminis que quedar con una averiguación a medias, trátese de un informe científico, como de un chimento de barrio, lo mismo da, para él las dos cosas tienen una importancia vital en el momento de recibirlo. Si esto ocurre nos encontramos frente a la “desesperación geminiana”. ¿Nunca presenciaron a un nativo en ese estado?, los invito a que hagan la prueba. Van a tener frente a ustedes una de las transformaciones más increíbles. Ante un lamentable hecho de interrupción informativa nuestros nativos  entrecierran los ojos, adelantan la cabeza llevando el mentón aún más hacia delante, mueven la punta de la nariz como si olieran algún rastro de la pesquisa y sostienen la mirada sobre los ojos del despiadado que no los termina de informar. Luego de esto inician un incansable ataque de preguntas, directas algunas, otras no tanto, bordeando el tema, cuestionando el motivo por el cual no pueden enterarse completamente. De esta transformación el interlocutor puede tener dos reacciones, girar sobre sus pies y marcharse sin aliento o claudicar y terminar con el relato.

Géminis es nuestro curioso, gracias a él nos podemos informar ya que es el correveidile del zodiaco. Géminis representa a todos los seres que informan, maestros, periodistas, la prensa por supuesto, locutores, paparazzis. Para informar deben primero informarse y para esto debe existir una condición vital que es la curiosidad.

Reconozco por propia experiencia que no he tenido mejores maestros o profesores que aquellos que corresponden al signo de géminis. Este signo tiene la capacidad de explicar y hacer entendible la explicación que da. La dicción es extraordinaria y por sobre todas las cosas tienen la inmensa capacidad de crear interés y expectativa en relación a lo que narran o enseñan. Clases enteras recuerdo aún de mis maestros geminianos, y esto es Verdad.

Lo mismo puede decirse de los escritores nativos de este signo,  lo que escriben toma tal veracidad que la ficción pasa a ser realidad para el lector. Sir Arthur Conan Doyle es el fiel reflejo de lo que estoy diciendo, con su Sol y Ascendente en géminis. Sherlock Holmes, creo, es el mejor ejemplo.

Y es así como nuestro nativo debe cargar con la curiosidad innata en él desde que nace, tan importante como comer o beber.

La rapidez con que asimilan el conocimiento o la información, como la facilidad con que lo transmiten los convierte en verdaderos informantes. Más no hay que dejar de tener en cuenta que también el geminiano es hábil para agregar o sacar datos, deformar un poco las realidades y también convertirse en el mejor exponente del teléfono descompuesto. Pero esto podemos decir que son mañas de nuestros nativos, aunque siempre hay que tener en cuenta la magnitud del agregado ya que pueden ser los protagonistas de la tercera guerra mundial.

El necesario géminis, no podemos prescindir de este inteligente signo, de lo contrario ¡qué aburrida sería la vida!.

 

 

 

 

 

VOLVER