CAPRICORNIO LE DICE "NO" AL DIVORCIO

 

© Copyright  por Claudia Lamata de Gigli

 

No es mi intención agredir al signo de capricornio, ni a la gente que tenga el sol o el ascendente en el mismo. Lo que más abajo desarrollo es solo una apreciación, producto de la observación durante mucho tiempo de la conducta de los capricornianos y hasta ahora he comprobado que CAPRICORNIO LE DICE NO AL DIVORCIO.

 

Tanto el sol como el ascendente en capricornio se niegan rotundamente a la separación de hecho como al divorcio. Son capaces de soportar los matrimonios más difíciles y traumáticos antes que verse desprotegidos de la solemne institución marital.

Frente a la sociedad son la imagen de la familia constituida (por supuesto no tiene nada que ver con la verdadera intimidad a puerta cerrada). Capricornio puede actuar así dado a la incapacidad para reconocer sus propios errores y debilidades, ya que para ellos sería cambiar una forma de vida social donde está el status involucrado.

Aunque no existan problemas económicos que derivan de una separación, por ej. cuota alimentaria etc., como la existencia de sociedades previas que pudieran significar una traba o impedimento, aún así, aunque nada de esto exista los capricornianos se niegan al divorcio.

Capricornio es un signo que marca al igual que su regente Saturno la necesidad de una estructura firme. Para capricornio moverse dentro de esa estructura implica seguridad y límites. Límites que marcan al nativo lo que debe o no hacer y a veces de una forma infantil lo que está bien o lo que se ve bien en el afuera.

Es un signo que se maneja bajo condiciones impuestas y formales, normas que deben ser respetadas por la sociedad toda, en desmedro a veces de las propias necesidades.

De hecho es difícil manejar con calidad un signo, pero en el caso de capricornio pude comprobar como se han desatado batallas internas en las personas. Sacrificando sentimientos, anhelos o una nueva relación por mantener en pie la institución del matrimonio que no es nefasta ni perjudicial, pero cuando dicho vínculo o relación está viciado o enfermo y ya se ve el fin del mismo capricornio le dice no al divorcio o a la separación.

No es malo tener tierra de la calidad de capricornio en la carta, ni tampoco respetar valores y formas impuestas por la sociedad. Tampoco es malo ser responsable y conocer lo límites, como conocer el tiempo que a veces exige Saturno para la maduración personal y en esta caso de las relaciones.

Pero lo que sí está mal y lo que puede llegar a enfermar el aparato emocional o emotivo de un individuo es no darse cuenta que para todo hay una justa medida, y que si bien la institución del matrimonio contiene y protege,  a veces no deja que la persona crezca y evolucione.

He escuchado respuestas de estos soles y ascendentes que coinciden ejs.

 

No puedo separarme, después de todo hemos estado una vida juntos”

“ Si me separo como voy a verme frente a la sociedad, que van a pensar de mí, de mis hijos.”

“Económicamente no nos conviene a ninguno de los dos, es preferible seguir así”

“Sería un golpe muy fuerte para mis padres y para mis suegros”.

“Me pregunto que les dirán a mis hijos en el colegio”.

“Separarme es reconocer que me he equivocado, no mejor que todo quede en casa”.

 

Es realmente increíble escuchar estas frases en el 2000, pero es así.

Y así dicho signo que parece ser tan fuerte, firme y estructurado, muestra tener un gran temor e inseguridad. Denota miedo a enfrentarse con sus propios sentimientos y necesidades y más aún de ser honesto con esta institución a la que dice respetar tanto.

Ya que es muy común que dichas personas mantengan relaciones paralelas a sus matrimonios y lo que es peor aún que duren años.

De hecho nunca podrán ser felices ni el nativo, ni sus esposos/as legítimos como tampoco sus amantes. No obstante a la hora de elegir y definirse optan por su familia social. La balanza se inclina drásticamente hacia ese lado sin importarles la amputación de sus afectos como tampoco los afectos de los demás.

Mostrarse frente a sus hijos como padres ejemplares, carentes de debilidades y defectos es una característica capricorniana. Los hijos solo deben ver lo perfecto de ellos y tomar ejemplo de los deberes y responsabilidades que el padre o la madre tiene, pero las partes más vulnerables ni siquiera tienen que sospechar que existen.

Una “hipocresía elegante la llamaría yo, ya que de esta manera se privan de una auténtica comunicación con quienes muy a pesar de ellos saben de antemano lo que ocurre y callan porque a papá o a mamá hay que respetar.

Capricornio es la casa 10 del zodíaco en reposo que junto con cáncer conforman la institución familia, por ende matrimonio. Eje básico para la vida del individuo tanto astrológico como psicológico. Algo de lo que no se puede prescindir y que es fundamental para el desarrollo y crecimiento del ser humano. Me pregunto entonces “no merece un poco mas de trabajo las cualidades de capricornio?”

Quizás con un poco mas de autenticidad y de respeto por el amor sufrirían menos. Creo que bajando la resistencia y siendo mas humano la energía capricorniana funcionaría mejor, como darse permiso para cometer errores o equivocarse aceptándolos humildemente.

Capricornio ama al trabajo y tiene empuje y ambición, pero algo debería entender, no solo existe el trabajo diario con el que se gana dinero y prestigio, también está el trabajo de vida y de evolución interna. Aquel trabajo que ayuda a enaltecer el AMOR, también es de todos los días y en definitiva es el único que nos acompañará hasta el final de nuestros días.