No se puede entender la historia de nuestra civilización sin la presencia de la iglesia. La era de Piscis se desarrolla en el simbolismo del Pescador de hombres, en la humildad de lavar los pies, del servicio, la entrega  y el amor desinteresado a los demás.

De las enseñanzas de Jesús, verdadero ejemplo de la máxima entrega, a la institución de hoy, han pasado dos mil años y una nueva Era golpea con fuerza en la puerta de la renovación.

El interés de este estudio es investigar desde un punto de vista astrológico, posibles nexos de conexión entre las personas del clero.

Esto nos sugiere distintos interrogantes:

 

  • Toda institución jerarquizada tiene una fuerte presencia de Saturno, ¿también sus miembros?
  • Desde el reciente descubrimiento del asteroide Kirón, que conlleva en sus significados la sanación y la espiritualidad ¿no debería de existir una relación entre Kirón y la inclinación espiritual?
  • ¿Existe un determinante astrológico que dirige hacia una vida religiosa?
  • ¿Es en realidad el hombre moderno coherente con sus ideologías más elevadas?

 

Para intentar resolver este y otros interrogantes  aportamos el estudio de cinco sacerdotes que presentan personalidades, comportamientos o singularidades distintas.

 

  • El Padre Frank Barone. Sacerdote con poderes psíquicos
  • Arzobispo Paul Marcinkus. Gestor de las finanzas del moderno Vaticano.
  •  Sacerdote José Mantero. Cura homosexual. Uno de los primeros en manifestar sus inclinaciones públicamente.
  • San Josémaría Escrivá de Balaguer. Fundador del Opus Dei.
  • Albino Luciani. Juan Pablo I. El Papa que gobernó la iglesia durante 33 días.

 

Entendemos que este estudio es solamente una vía de entrada a lo que tiene que ser un modelo estadístico que permita esclarecer las correspondientes influencias planetarias.

No obstante nos descubre  personalidades de gente que han tenido o tienen una presencia notoria en la moderna curia. Y sabemos que las organizaciones son en realidad la suma de sus miembros.

 

Sin más dilaciones, entremos en la vida de aquellos que con mayor o menor fortuna decidieron servir y seguir, a aquel hombre sencillo, que hace más de dos milenios nos enseñó amor con su ejemplo y con el más valioso sacrificio.

 

 

“Os doy un mandamiento nuevo: Amaos los unos a los otros; como yo os he amado”

“Vuestro amor mutuo será el distintivo por el que todo el mundo os reconocerá como discípulos míos”

 Jesús de Nazaret     (San Juan 13- 33,35)

Eloy Para

 

 

 

Volver