Conoce la astrología kármika

Conoce la astrología kármika

El hombre, en su afán de conocer la realidad de su existencia, se ha visto impulsado a llevar a cabo una búsqueda incesante de sus orígenes y de su auténtico yo. En este proceso han surgido muchas tendencias unas científicas, otras filosóficas, religiosas y esotéricas pero, tomemos el camino que tomemos, todos nos llevan al mismo punto ¿Quién es en realidad el hombre?

Partiendo de esta idea base, que iremos desarrollando, analizaremos cómo, a través de la Astrología, podemos llegar a obtener una respuesta apropiada y coherente a esta cuestión tan vital.

Como primer paso debemos entender que el hombre no es sólo el cuerpo que vemos: se compone de una parte física y de otras muchas sutiles o energéticas y, es en estas partes, denominadas cuerpos sutiles, donde radica la auténtica esencia humana y la conexión con sus orígenes. Pero ¿cómo podemos obtener la información sobre todos estos aspectos que componen al hombre? A través de la Astrología Kármica, personalizada en una Carta Astral.
La Astrología natal o de la Personalidad, nos aporta datos sobre aspectos psicológicos, emocionales y físicos, de la persona en cuestión, pero la Astrología Kármica o del Alma, llamada también Astrología Iniciática, nos acerca a estos cuerpos sutiles y a toda la información que trae el alma en el preciso instante en que ésta se fusiona con el cuerpo en el momento del nacimiento.

Pensamos que el individuo, al nacer, es un ser único, con un principio y un fin, tras el cual todo acaba, al menos como individuo que no como individualidad. Pero la realidad es mucho más compleja, el hombre, visto como un cuerpo físico con una personalidad que es la que adquiere en la vida actual como individuo, desaparece al morir, pero su ser auténtico, su individualidad, continúa su eterno camino en los demás planos de existencia, tras abandonar el plano físico. La vida terrenal es sólo una parada en nuestra andadura espiritual, y es a esta entidad o cuerpo espiritual, al que llamamos alma, siendo quien conserva la auténtica individualidad o identidad del ser.

El alma, desde el momento de su creación, debe seguir un camino de aprendizaje y perfeccionamiento a través de un desarrollo evolutivo o espiritual que se va completando en cada vida y es, este proceso, el que realmente nos va enriqueciendo y haciéndonos más grandes como seres auténticos.

La Astrología Kármica conecta con el archivo akáshico de cada alma, esto es, con toda la información de su desarrollo evolutivo, a través de sus diferentes vidas o encarnaciones. Esto permite conocer tanto la parte positiva como negativa del aprendizaje de ese alma, la misión que ha de realizar en esta vida y el motivo de por qué le suceden las cosas en la vida actual.

Así, la Astrología Kármica, se convierte en una “herramienta” de autoconocimiento tanto espiritual como personal.

Con todo este material llegamos a entender por qué hay personas que tienen vidas fáciles o vidas difíciles, qué relación tenemos con las personas de nuestro entorno y de dónde proceden, en qué ciclo evolutivo nos encontramos, qué línea evolutiva traemos, etc.

La Astrología Kármica nos ayuda a conectar con nuestro auténtico yo, de forma que nuestra parada en la vida física actual sea, en realidad, una continuación de la espiritual. Nos hace ver la diferencia entre vida física y espiritual.

Cuando somos conscientes del significado del desarrollo espiritual del alma, nos hacemos responsables de nuestra propia evolución. En ese momento, necesitamos tener claros determinados aspectos y comportamientos de nuestro pasado espiritual, de forma que esto nos sirva para rectificar los errores cometidos en vidas anteriores, aprendiendo las lecciones adecuadas.

Una Carta Astral es en realidad un archivo que contiene toda la información del alma que encarna en esta vida y de la personalidad que adquirirá en ella. Podríamos compararla con una fotografía de su alma. El esquema o dibujo que se ve es igual al de cualquier carta natal, pero la interpretación y los puntos básicos a considerar son diferentes. Con una carta natal se pueden distinguir diferentes niveles interpretativos como son: el Personal, el Predictivo, el Médico, el Kármico, el Iniciático y el Simbólico. Cada uno de ellos incluye el anterior haciendo la lectura más completa y accediendo a niveles más profundos de la persona. Hay otros tipos interpretativos que están fuera de la secuencia que son el Prenatal, el Energético y el Genético, aunque quizá estas modalidades no sean apenas conocidas o utilizadas.

Como puede verse, hay mucha información oculta en una Carta Natal y es el Astrólogo, dependiendo de su formación e intuición, el que puede elegir la manera de interpretarla, al igual que la del interesado en buscar un tipo de información u otra. Pero lo que considero más importante es que, debido al momento actual, tendríamos que ver la Astrología como algo más que un truco publicitario o adivinatorio, ya que a través de ella podemos llegar a los conocimientos más profundos del hombre y de sus orígenes.

Hay otro aspecto que no me gustaría dejar olvidado y es que al igual que la interpretación de una carta natal nos informa de lo que hay en el alma y la personalidad del individuo, también nos aporta soluciones y abre caminos. Yo la utilizo como medio de diagnóstico terapéutico, por ejemplo para localizar bloqueos energéticos heredados o traídos de vidas pasadas, así como para trabajar con la terapia más adecuada para disolverlos, saber qué colores o clases de cuarzos son los más efectivos a la hora de superar determinados problemas o ciclos problemáticos… En definitiva, esta técnica me indica cuál es la terapia específica que la persona en cuestión necesita, precisamente porque cada uno somos un mundo concreto y único y por tanto, la terapia ha de ser individualizada.

La Astrología es una ciencia muy completa que abarca todos los aspectos necesarios para que el hombre pueda evolucionar proporcionándole la oportunidad de ser responsable y consciente de su misión en este planeta ¿qué más podríamos pedirle al Universo?

Alójate en tu signo del zodiaco

Alójate en tu signo del zodiaco

Alojarse según tu signo del zodíaco ya es posible en Australia. The Ultimo es el primer hotel que se basa en el horóscopo para ofrecer una experiencia personalizada a sus huéspedes. Para ello, el establecimiento se ha unido al astrólogo australiano Damian Rocks que ha sido el encargado de llevar el zodíaco al hotel de Sydney.

Además de estar decorado de manera minimalista con elementos característicos del horóscopo, ofrece una guía turística de la ciudad australiana basada en tu signo zodiacal. Esto es lo más curioso del hotel, que no duda en recomendar los restaurantes y lugares que mejor se adaptan a nuestro ciclo lunar.

¿Dónde comería un libra?

Esta es una de las preguntas que responden las fichas astrológicas del hotel con todos los signos. Según The Ultimo, un aries disfrutaría más de unas lecciones de surf en la playa Bondi, mientras que un libra aprovecharía más una ruta de compras por mercadillos de artistas en Urban Oasis.

Cada tarjeta responde a los lugares (Explorogy) y sitios dónde comer y beber (Gastrology) más adecuados para cada símbolo. También explica las características que identifican a un aries, tauro, géminis o cualquiera de los otros nueve; el elemento que lo rige, sus gustos y las cosas que odia.

Alojarse en este hotel boutique de cuatro estrellas no es precisamente barato, ya que además de las comodidades de una habitación normal se pueden añadir extras como una consulta privada de una hora con un astrólogo o unas zapatillas con el ciclo lunar impreso. El precio de una noche se sitúa entre 120 y 300 euros, dependiendo del tamaño de la habitación y las fechas en las que la reserves.

Además, los perros y gatos de los huéspedes también pueden viajar con ellos ya que The Ultimo ofrece un lugar diseñado para alojar a las mascotas con cama y comida incluidas. No falta detalle en este establecimiento situado en Chinatown de Sydney, que combina el trato personalizado según el zodíaco con una decoración de estilo neoyorquino y vanguardista.

El barrio chino se encuentra al sur de la ciudad australiana y es el más grande de todo el país, en el que se une la cultura asiática, la gastronomía y los mercadillos. Cerca del hotel también se puede visitar el famoso Paddy’s Market (justo enfrente) y el puerto Darling queda a cinco minutos caminando.

Grandes descubrimientos astronómicos

Grandes descubrimientos astronómicos

5. El campo magnético de la Luna

Hasta hace poco se creía que la Luna nunca había tenido actividad magnética, hasta que se descubrió que hace 4 mil millones de años tenía un campo magnético aún más fuerte que la Tierra. Una de las explicaciones posibles es que los impactos de meteoritos generaban este campo. Es necesario investigar porqué este campo desapareció, lo cual se puede saber con un mayor estudio de la superficie lunar.

4. Las galaxias más antiguas

Luego del Big Bang, el universo tuvo que enfriarse para permitir la formación de neutrones. El telescopio Subaru encontró algunas galaxias de 13 mil millones de años, formadas solamente 700 mil años después del Big Bang. La pregunta fundamental es porqué recién ahora fueron encontradas, y que pistas pueden dar sobre la historia del universo.

3. La Isla de Titan

Titán, la luna de Saturno, es famosa por tener una atmósfera, cuerpos líquidos y actividad geológica. En 2013 se pudo captar una masa de tierra en uno de los mares principales, pero lo extraño es que al poco tiempo desapareció. Luego volvió a aparecer pasando de 50 km a 100 km. Los astrónomos todavía no han descubierto cómo es que apareció ni por qué.

2. Anillos en un asteroide

Hasta ahora, los anillos eran encontrados en los gigantes gaseosos y no en pequeños cuerpos. Sin embargo, fueron encontrados en un pequeño asteroide de 250 km que posee sus propios anillos. Uno de ellos mide 7 km mientras que el pequeño mide la mitad. Todavía no se sabe si están formados por trozos del asteroide al impactar con otro cuerpo, o por ese mismo cuerpo al romperse en pedazos.

1. Las tormentas de Urano

Urano siempre está generalmente en calma, salvo en los últimos tiempos donde sufrió enormes tormentas. Esta actividad era esperada en el 2007 cuando el planeta completara su órbita de 82 años, y luego pararía, pero nunca sucedió. Debido a que el planeta no tiene calor interno, depende del Sol para generar tormentas, algo extraño dado que la energía solar no parece ser suficiente. Entonces, ¿cómo es que siguen estas tormentas?

¿La astrología puede predecir el futuro?

¿La astrología puede predecir el futuro?

Encontramos en nuestra vida y en la de los que nos rodean abundantes historias donde la “casualidad” o el destino unen a las personas con sus misiones de vida, con sus amores, con situaciones y eventos. A veces el accionar del destino produce historias que cambian por completo la vida de las personas. Pero, en la mayoría de los casos, al destino lo ayudamos nosotros con nuestro accionar.

Quién no se encontró, alguna vez, soñando: “¿Qué será lo que el destino tiene preparado para mí?” ¡Qué imán tiene! ¿De qué energía estará hecha esta fuerza inmanejable que nos dirige silenciosamente? Parece tenernos siempre algo preparado, algo listo para nosotros, más allá de lo que pensábamos que nos podría pasar. Cabe preguntarnos con qué señales nos avisa el destino de su llegada, para que nos preparemos para vivir según sus designios.

¿Todos nacemos con un destino marcado?

Desde el conocimiento de la astrología, así es. Todos nacemos con una buena parte de nuestro destino marcado o diseñado de alguna manera, como si fuera un recorrido que está listo para ser transitado por cada uno de nosotros, un camino preparado a nuestra medida.

Hay dos tipos de destino: uno con mayúscula, el Destino, que te junta irremediablemente con tu amado: justo en ese día se vieron, justo hablaron, justo se pidieron la cuenta de Facebook y demás. Y hay otro destino que cosecharemos gracias a nuestros movimientos y decisiones cotidianas.

Los astrólogos tienen la mirada acostumbrada a leer donde nadie mira, buscando información en los movimientos de estrellas y planetas. Ellos ven en el cielo lo que pasará mañana. En ese sentido, hay un destino que es perfectamente predecible, que está escrito en el cielo de cada persona y se representa en la carta natal. Es como el ADN, es único. Se revela a los ojos del astrólogo que puede anticipar en cada caso cuándo ocurrirán ciertos eventos claves en la vida de un individuo y todas las cuestiones que hacen a su personalidad.

¿Qué muestra la carta natal?

La carta natal lo muestra todo. Está formada por los puntos cardinales, el sol, la luna, los planetas, los signos y algunos puntos importantes del espacio, como los nodos. Se levanta con los datos del lugar y horario de nacimiento de una persona.

Esta información se representa en un mandala: un circulo que contiene todos estos elementos distribuidos en doce secciones o casas, que brindan información sobre distintas áreas de la vida. Eso permite a un astrólogo leer datos sobre una persona: su forma de ser, su profesión, su salud, cómo es su hogar, cómo es la relación con su mamá, si se va a casar, si va durar ese matrimonio, si va tener hijos, etc. Todas las áreas, incluso las más intimas, están reflejadas allí.

En la carta natal, las principales cuestiones del destino están escritas con lujo de detalles. Por eso, es habitual esa mirada de sorpresa en los ojos de los que consultan a los astrólogos. “¿Cómo sabe esas cosas que nadie sabe de mi vida?”. ¡Y sí! Estas cosas las sabe el astrólogo, pero no porque sea adivino, sino porque conoce el lenguaje escrito en el cielo por el arquitecto o el guionista, como a menudo se llama a esa Inteligencia Universal presente en cada partícula creada. Y los astrólogos son simples traductores de este lenguaje escrito en el cielo.

La astrología es tan antigua como la civilización y nos brinda información sobre las principales cuestiones del destino de cada uno. Utilizando la mecánica celeste del zodíaco, el sol, la luna y los planetas, aplicada a la hora y lugar de nacimiento de las personas. ¿Si vamos a encontrar el amor, la fama, la salud, el dinero?. Todo está escrito en ese mapa del cielo en la tierra que es la carta natal. Encontramos todas las respuestas, incluso cómo nos vamos a sentir con ese amor y con esa fama.

La pregunta que siempre le hacen a los astrólogos es si dos personas que nacieron el mismo año, el mismo día, a la misma hora y en el mismo lugar tienen la misma carta natal. La respuesta es que sí, pero no tienen el mismo medio ambiente de crianza y, probablemente en esa “pequeña” diferencia, esté la variable. Aunque, inevitablemente, el ritmo de sus vidas y sus preferencias van a ser muy, muy similares.

La astrología también es una herramienta valiosísima a la hora del auto-conocimiento, comparable a una guía de uno mismo. Nos muestra todas las posibilidades de acción que trajimos al nacer, las dificultades y con qué herramientas contamos para vencerlas, nuestros dones y que áreas de nuestra vida están bendecidas. Nos ayuda a comprenderte mejor los procesos internos y, también, las dinámicas de las relaciones con los demás. Por eso, también es el sistema de psicoanálisis más antiguo del planeta. Y, por ahora, es la única manera de asomarse a ver: ¿qué nos depara el destino?